A menudo, sumergidos en el relato y cautivados por la ilusión de los sentidos, olvidamos cuál es la naturaleza del medio.
Sólo algunos cineastas (ineludible Godard) se esfuerzan en recordarnos que esa pregunta es necesaria; que ya no podemos jugar a ser el espectador inocente que, hace más de cien años, presenció por primera vez en la intimidad de una sala oscura aquellas fascinantes fantasmagorías.

Si quieres seguir leyendo el artículo, pulsa aquí.

Tagged with →  
Share →

Leave a Reply