Un mal día lo tiene cualquiera. O dos, o más.