Escribo este post en respuesta a algunas reflexiones de los asistentes al TMLL14. (Como comentario resultaba excesivamente largo).

Como organizador del evento (y responsable tanto de los contenidos como de la elección de ponentes) me gustaría hacer una puntualización: el público al que se dirige el Transmedia Living Lab tiene perfiles muy variados, por lo que “nunca llueve a gusto de todos”. Nos dirigimos a profesionales que ya están en el Transmedia, pero también a otros que se acercan con curiosidad “a ver qué es esto”. Y también pretendemos llegar a jóvenes universitarios, para mostrarles nuevas vías de desarrollo profesional.

En realidad, y aunque sabemos que hay gente que acude a todas las sesiones, la intención es que sea el público el que seleccione a cuáles desea asistir, en función de su intereses y necesidades.
Es también por eso que combinamos discursos más teóricos con otros de carácter práctico. El TMLL no es un evento de “case study” o una pasarela de casos de éxito. Es (o al menos pretende ser) una herramiena de exploración y un punto de encuentro y reflexión.
Por eso mismo organizamos talleres relacionados con los temas vistos en las ponencias, y por eso en cada edición los temas y pefiles de los ponentes varían.

Si la tercera sesión tuvo un tono más teórico y se mostraron menos ejemplos fue, simplemente, porque el tema así lo requería: el debate no puede quedarse en la superficie, y de ahí que solicitara la colaboración de los tres invitados.
A Andreu Meixide lo llamé porque su discurso y su experiencia profesional se mueven en los márgenes de la industria, con la mirada puesta en otros modelos. De Eduardo Prádanos quería, efectivamente, que nos ayudara a poner los pies en el suelo hablando desde la creación publicitaria y la relación con las marcas, en un mercado claramente conservador. Y a José Ignacio Galán Ugartemendía le pedí una visión antropológica y sociológica, porque sé que tiene capacidad para ello, como creo que demostró ampliamente.
Resumiendo: la sesión buscaba establecer un marco de reflexión sobre la situación de las narrativas transmedia en España, elaborarlo a partir de distintos puntos de vista y, a partir de allí, abrir el debate para que surjan nuevas propuestas.

En España existen muy buenos casos, algunos de los cuales citamos de pasada en la mesa redonda, como simples ejemplos que ilustran lo que allí comentamos. Yo mismo cité a Matrioska Producciones y su proyecto “Under my Skin” o el “160 metros” de Media-Attack. Se nombraron más proyectos, y profesionales y empresas, todos de una calidad excelente. El nombre de Barret Films apareció varias veces en la conversación. Normal, porque son un referente nacional obligado, con proyección internacional. Y, por supuesto, está el “Cenicientas 3.0” De J.I. Galán.
Hay más ejemplos, muchos más, pero como digo, la intención de la jornada no era mostrar casos, sino profundizar en el cambio estructural que la situación actual demanda.


Espero que esta entrada colabore a continuar el diálogo y avanzar en nuestro viaje narrativo.


foto de Fundación Telefónica

Share →

Leave a Reply